lunes, 1 de febrero de 2010

Frío, hotel y soledad

los días fríos, lo que a uno le apetece es estar en su casa, con la calefacción encendida y a ser posible bien acompañado, y aquí hago un inciso para que cada uno se imagine cómo le gustaría seguir.

El tema es que este post hoy toca escribirlo desde una ciudad en el extranjero, con temperaturas máximas de 0 ºC y desgraciadamente sin compañía, sólo yo, mi ordenador y mi imaginación.

No voy a quejarme de si la cosa podría ser mejor o peor, ya que es más que evidente, sin embargo, lo que me gustaría contar es cómo acabará todo, o al menos como me gustaría que acabara.

Mientras escribo esto, semidesnudo en la cama, con la música de un grupo recien descubierto gracias a un blog, voy dejando fluir mi mente, recordando viejas aventuras vividas o por vivir... y empieza el juego.


Otras veces buscas inspiración y vas leyendo las vivencias de otra gente y te gustaría haber sido partícipe de ellas y juegas pensando en cómo habría sido.

No hay prisa, estás solo y nadie va a interrunpirte, así que poco a poco cierras los ojos, mientras tu mano se desliza hacia tu sexo, el cual poco a poco se ha ido poniendo más y más erecto como consecuencia de tu mente y empiezas a jugar con él.

Primero con una cadencia delicada, imaginándote como fue o hubiera sido para poco a poco ir aumentando el ritmo al compás de tu respiración.

Y al final... la historia se acaba, ya te imaginas como, ¿verdad?

Hungry Heart

5 comentarios:

Hirviente dijo...

Ese fue mi primer post, cariño: cómo hay que tratar a un hombre cuando se despierta, cómo hay que acariciarlo para que se quede tranquilito...
Un besito en tus huevos.

Hungry Heart dijo...

Hirviente, Hmmmm me gusta tu expertise en el tema. Debe ser increíble despertarse de una manera tan gratificante y más si quien lo hace sabe como jugar.

Besos donde prefieras al despertar

Nikita dijo...

Te imagino tocandote y escuchando Archive!! que estarías imaginando,solo, calentito?? mmmmmm

Besos

(son buenos eh???)

Hungry Heart dijo...

Nikita me alegra que tú también tengas imaginación y puedas imaginarte la situación. Ya sabes lo que se dice que la mente es el mayor afrodisíaco.
Y cuando la acción no es posible, imaginación al poder.

Besos afrodisíacos

Hungry Heart

Hirviente dijo...

Eres muy perezoso, Hungry. Venga, hombre, provócanos un rato.